23 feb. 2011

Gabriel García Márquez o el comienzo de una historia de novela

[Título de la imagen: "¿Prunus dulcis?"]


“Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados”. En el estigma de la flor más hermosa puede esconderse el aguijón que inyecte un veneno imperecedero, amargando así el dulzor del fruto maduro.

Cuando el pasado domingo contemplé esta imagen que fijé en el instante de mi cámara, comprendí que era la ilustración al soberbio comienzo de El amor en los tiempos del cólera.

Y esta pócima musical: No hay luz sin día


No hay comentarios: