31 mar. 2010

Apetecible

Claro que sí.
ALEGRÍA Y VIDA.
¡Me encanta viajar!

Agradezco la sonrisa, los ojos, la luz azul (o verde)... y este temita de Lou Reed:

23 mar. 2010

Volver



Ha vuelto la primavera.
Aunque afuera el día quiera empeñarse en seguir gris bajo una apariencia de cielo cubierto y lluvia fina, el color y la vida han vuelto. Anoche mismo lo percibí muy hondamente mientras se enredaban confundidos los perfumes y la luz renovada.
Ha vuelto la primavera. Ésa que nunca se fue.
Démosle la bienvenida y que sus dedos acaricien mi piel, nuestras pieles, como antaño.

La imagen que abre este post es una flor amarilla extraída de un ramillete que me regaló mi madre hace ya más de un año y que, en su día, ilustró a mi querido Galimberti. Hizo florecer palabras, ríos de tinta, el milagro de la inspiración, de la poesía, de la vida. Siempre me han gustado las flores.

Con este esbozo de optimismo os dejo un haiku (inevitablemente unido a aquella tarde en la que los haikus poblaron las horas previas a la magia del teatro) que destila... si queremos, un halo de esperanza.

Bajo la flor
que indulta el árbol
es posible aún la vida.


Y la música, no podía ser de otra forma, el tema 18 (Moby).

13 mar. 2010

Matemáticas inexactas: ramas desordenadas


"El tiempo tiene huecos en los que el pasado y el futuro trazan, para la conciencia, un presente siempre a punto de ser descifrado, esto es, de mostrarse más allá de sus símbolos. Así la vida del hombre tiene momentos en los que la propia fluidez puede adquirir carácter de eternidad, de totalidad, y procura a la conciencia despierta la posibilidad de demorarse -pues morar en él no es posible- en el umbral de aquello que es condición de su existencia: el tiempo".


Chantall Maillard, La creación por la metáfora. Introducción a la razón-poética. Barcelona, Anthropos, 1992. Pág. 22.



¿Qué es el presente? ¿Hasta donde llega su estela indistinta? ¿Cuánto dura el momento?
Meditaciones sin trascendencia de un sábado cualquiera.

La música, hoy, aquí, sin nada antes, sin nada después:

8 mar. 2010

La noche en la que los ocho tiempos del tango se redujeron a dos



Parte I.


Hay personas que sonríen y que viven, allá y acá. Hay colores en el mundo. Claro que sí.



(Andrés Calamaro, "Estadio Azteca")

Parte II.


Hay ocasiones en las que una mujer se siente mujer.

Levanto mi chupito y brindo con ese tequila al estilo neoyorquino una vez más:
¡Por la vida, salud!

Y la música de fondo, este tango que está entre mis predilectos:



(Carlos Gardel, "A media luz")