25 may. 2011

Preludio de verano




En estos días de finales de mayo en los que se rozan los treinta grados, me invade un deseo ardiente de playa al atardecer, vacaciones en avión, lectura sin tiempo, idiomas extranjeros, equipaje de mano, cámara inseparable del abrazo de la mirada, cafés helados, paseos interminables por calles empedradas de pueblos escondidos, comida ligera, gentes nuevas, perfume suave, moreno en la piel, sandalias con tacón, amigos de aquí y de allá, conciertos al aire libre, temporadas de teatro y música, siempre música.


Por ejemplo, esta:
I'll see you in my dreams, de Django Reinhardt

¿Qué más se puede pedir...?

4 comentarios:

natamaca dijo...

cuenta conmigo "querida" sobretodo para lo de la musica... y por cierto tenemos una cita para mejorar el blog. besitos.

Isabel Martínez Llorente dijo...

Gracias, amiga. Cuento contigo, ya lo sabes. Por ejemplo... ¿para el concierto de Carmen Consoli (La Mar de Músicas)? A ver si esta nueva compañía que me ha asaltado por primera vez en mi vida me deja un poquito en paz: se llama Alergia.
Un besazo.

Murcia útil dijo...

Y tiempo de Viagra ¿no? Lo digo por la foto.

María dijo...

¡Yo no sabía que así era el "Viagra"! No me ha tocado relaciones sexuales con gente que lo utilice pero mira... ¡Es bonito!