25 may. 2017

[Fotografía de Juanan Requena: aquí]

 
Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas 
 [...]
Mario Benedetti


Cada día soy más consciente de que este es nuestro gran trabajo cotidiano: defender la alegría, porque siempre hay circunstancias, hechos o personas que intentan ahuyentarla de nuestro lado. No lo consentiré: el valor de nuestros actos se determina por las consecuencias de estos. Defiendo la alegría en mi vida porque me la merezco. Como cada cual la merece en la suya. ¡Que no nos vapuleen los fracasos ajenos, las envidias maliciosas, la apatía cómoda, el pesimismo destructivo, la sonrisa ausente, las sombras amargas! Alegría por bandera, humor, y amor.

No hay comentarios: