8 mar. 2010

La noche en la que los ocho tiempos del tango se redujeron a dos



Parte I.


Hay personas que sonríen y que viven, allá y acá. Hay colores en el mundo. Claro que sí.



(Andrés Calamaro, "Estadio Azteca")

Parte II.


Hay ocasiones en las que una mujer se siente mujer.

Levanto mi chupito y brindo con ese tequila al estilo neoyorquino una vez más:
¡Por la vida, salud!

Y la música de fondo, este tango que está entre mis predilectos:



(Carlos Gardel, "A media luz")

No hay comentarios: