1 oct. 2012

La vida de las cosas



Ando de acá para allá toda la tarde buscando un documento que, se supone, debería tener bien localizado. Es curioso: creo que se ha perdido para que yo haga un viaje hacia mí misma buscándolo. Resulta que he sacado carpetas y papeles que hace casi ocho años que no veía: me he encontrado con apuntes y notas sueltas de cursos de antaño donde se explican pasos de bailes y leyes educativas del exterior y congresos sobre literatura de viajes y miles de cosas más; he hallado anotaciones en agendas que me llevan a libros leídos (Lévi-Strauss, U. Galimberti y muchos más), en un rincón estaban algunos trabajos de alumnos que entonces tenían doce años y que inventaron una firma y una dedicatoria para mí, me he tropezado con fragmentos de vida escrita y soñada y con un folio donde mucha gente querida -Lole, Sole, Carmen, Eva, Mamen, Enrique, Pedro, Juan Antonio, Fernando, Pedro- me deseaba felices veintiún años en aquella fiesta de mi piso de estudiante de la calle Simón García... La vida tiene estas cosas: a veces las casualidades se conjugan para que algo que en principio iba a ser tedioso (la búsqueda de un documento -aún- desaparecido) acabe siendo un recodo de uno mismo, un paseo hacia quién se es a través de lo que se fue. Y cada vez que esto sucede es bueno mirar con calma, observar con distancia y respirar una cierta paz. Tal vez... alegría. 

Y una banda sonora para mirar a lo lejos desde dentro: AqUí.

2 comentarios:

Lengua y Literatura dijo...


Querida Isa:
También a mí el azar me ha guiado esta tarde hasta esta entrada de tu blog, y he recordado tu fiesta de cumpleaños, gracias a ti, también contemplo con paz y alegría el paso del tiempo… ¡teníamos veinte añitos! ¡Qué recuerdos!
Te agradezco mucho que desveles esos recuerdos y que compartas tus pensamientos, me gustan mucho tus escritos. Aprovecho para felicitarte con mucho retraso este año, y espero verte pronto.
Besicosmil,
Lole

Isabel Martínez Llorente dijo...

Lole, ¡muchísimas gracias!

Una sorpresa y una alegría encontrarte por aquí, ¡qué cosas tiene el océano infinito este de lo virtual!
Espero verte pronto por esta tierra o por cualquier otra.
Tenemos historias y recuerdos y nostalgias y seguro que novedades suficientes para pasar un buen rato.
Yo no tengo previsto ir por Madrid próximamente, pero si vienes, no dejes de avisarme.

Milbesicos!