3 ene. 2010

Diálogo intergeneracional




- “En cada cosa vigila un recuerdo”, dijo Antonio Tabucchi en su artículo.

A lo que, presto, Marco Aurelio respondió:

- “Todo es efímero: el recuerdo y el objeto recordado”. (Meditaciones, IV, 35).

Sin embargo, no pudo pasar por alto estas palabras Gillermo Cabrera Infante. No se mordió la lengua y con su ímpetu cubano hizo esta sorprendente declaración a los dos evocadores:

- “Según la física cuántica se puede abolir el pasado o, peor todavía, cambiarlo. No me interesa eliminar y mucho menos cambiar mi pasado. Lo que necesito es una máquina del tiempo para vivirlo de nuevo. Esa máquina es la memoria”. (La ninfa inconstante).

De repente, los tertulianos escucharon alto y claro una sentencia firme que venía de la mesa de atrás:

- “Recuerden, hoy es el día de mañana que tanto les preocupaba ayer”.

Y así fue como Dale Carnegie los silenció a todos.

3 comentarios:

sito dijo...

"El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He ahi porque se nos escapa el presente."

Gustave Flaubert

Anónimo dijo...

"Lo peor del olvido es que a veces incluye a la memoria"
BORGES

Anónimo dijo...

Rememoración y anamnesis son mecanismos de características opuestas: mientras que el signo exacto se consolida cuanto más se usa, el objeto evocador o la metáfora van perdiendo con el uso su capacidad para convocar nítida y completa la escena del pasado...