16 ene. 2010

Un saharaui con alma de escritor y pluma de viajero: Gonzalo Moure





“Escribir con el corazón, escribir por, y nunca para”


He tenido la suerte de compartir esta semana unos “raticos” de vida (que diría mi querido JavierR o Javi-) con Gonzalo. Se detuvo en mi instituto y sembró en los alumnos una huella para la reflexión tocando temas que de otra forma no llegarían a ellos (el desierto y los campamentos de refugiados o el Tíbet bajo la ocupación china), pero también nos hizo partícipes de una cierta forma de acercarse a este oficio de vivir y de escribirlo. Supe casi al instante que había una gran persona detrás de todas esas palabras. Y así es. Gonzalo nos ha cautivado a quienes hemos estado cerca de él por su honestidad, por su compromiso con el pueblo del Sáhara, por esa búsqueda de lo originario y de la autenticidad mirando a los niños a los ojos -y a los mayores también- para beber vida y no cifras, por su elegancia, por todo lo que carga en su mochila de viajero a lo largo de los cinco continentes, por su voz, por su elzam azul cubriendo nuestras cabezas o atrapando versos escritos sobre el sueño de las dunas, porque transmite esa paz de quien se sabe muy pequeño y al mismo tiempo con la fuerza necesaria para cambiar muchas cosas.



De ahí tal vez nazca su compromiso con el proyecto “BUBISHER: UN BIBLIOBÚS PARA EL SÁHARA”, una iniciativa que busca ir dejando retazos de ilusión a través de la lectura de cuentos en niños a los que la vida no ha favorecido con agua corriente o electricidad o una casa, con un territorio que no sea tierra de nadie.




Gracias a Gonzalo por su cercanía. Lo veré en Smara. No concibo mejor forma de dar la bienvenida a la primavera.



No hay comentarios: